Sobre Mí

La mentalidad se adquiere primero, la vida te cambia después

Esta pregunta prendió la llama ¿Y si las cosas que más deseo tan sólo dependieran de un cambio de mentalidad?...

Hola, soy David Romero, coach especializado en el desarrollo de la mentalidad individual y experto en liderazgo, management y cultura empresarial. Trabajo con personas que quieren MÁS de cualquier aspecto de sus vidas y que sueñan con conseguir aquello que les parece imposible.

Lo que la mayoría de las personas saben de mí es que he sido reconocido 2º en el Ranking de Top “Influencers for Career Management” e “influencers for Talent Management”, además de 4º en el de “Influencers for Leadership” en projectmanagement.com (la web más relevante del mundo de profesionales de gestión de proyectos con cerca de 1 millón de profesionales).

He trabajado en grandes proyectos y liderado a cientos de personas simultáneamente en varios de ellos, incluso antes de terminar la universidad.

Hace un par de años escribí 2 libros sobre liderazgo en la gestión de proyectos y a través de mis presentaciones he podido ayudar a miles de personas a mejorar sus habilidades de liderazgo y a obtener mejores resultados.

Trabajo con equipos deportivos de élite con deportistas internacionales a adquirir una mentalidad ganadora. Con equipos o departamentos de empresas, en incorporar una cultura empresarial que les de el reconocimiento de mejores lugares de trabajo. Y con personas extraordinarias a quienes les importan tanto su vida y el impacto que quieren producir, que están dispuestas a hacer lo que sea necesario.

Para todo ello ha sido y es fundamental aprender en persona de los mejores del mundo tanto en liderazgo como en coaching.

Lo que probablemente no sabes de mi es que no fue siempre así…

Durante gran parte de mi vida estuve tratando de complacer a los demás para ganar su reconocimiento y de ese modo ser más feliz. Mucho más tarde comprendería que, en realidad, esa era una actitud cobarde. Un camino de reconocimiento seguro, pero con un nivel de autoreconocimiento mínimo…

Además, estaba convencido de que independientemente del potencial que pudiera tener, mi vida entera estaba predeterminada por mis recursos, mi suerte, mis estudios, mi entorno… Estaba convencido de que no podía hacer nada para escapar y mejorar mi vida de manera significativa.

De ese modo me encontraba viviendo en un trabajo con presión, sin motivación y en una vida sin verdadera emoción.

Lo cierto es que  a pesar de ser habitualmente nombrado el “empleado del mes”, no me hacia sentirme satisfecho. A menudo, me sobrevolaba la incómoda impresión de “no ser suficientemente bueno”, haciéndome dudar de mi, independientemente del éxito que hubiera obtenido. Me sentía aprisionado dentro de mi zona de confort, sintiendo a la vez que podría crear mucho más.

Así que un buen día decidí dejar de competir en aquel entorno sin motivaciones ni emociones y comencé a vivir una gran aventura. Afronté el miedo, di pasos fuera de mi lógica… y descubrí que no era tan ilógico… entonces comencé a sentir más, vivir más y de ese modo, por fin, comencé a ser feliz.

 

La primera lección fue comprender que fallar no era un punto final, sino un paso menos. Aprendí que era mejor fallar 1000 veces para conseguir mis metas, que no conseguir nada por no intentar, por el miedo a fallar.

Testimonios

Con ello llegó un cambio de mentalidad….

Entonces me di cuenta de que mi vida no estaba determinada por nada más que por mi propia mentalidad. ¡Mentalidad! Que no era necesario realizar un mayor esfuerzo ni tenía porqué ser duro. Aprendí que la mentalidad era lo que había hecho de muchas personas sin estudios, sin “suerte” o sin recursos, personas de enorme éxito.

Mentalidad Fija

“Mentalidad fija”, le llaman los investigadores cuando pensamos que estamos limitados por un montón de condicionantes que traemos “de serie” y que nos parecen inamovibles. “Mentalidad de crecimiento” cuando actuamos sabiendo que nuestro único condicionante es nuestra propia mentalidad.

La mentalidad se adquiere primero, la vida te cambia después.

¿Y por qué no?

Reconozco que esta nueva dirección me hizo sufrir algunas derrotas. Sin embargo, al aprender de ellas o simplemente superarlas, pude ganar más aún en el camino. Sé lo que es invertir tiempo, dinero y esfuerzo en aquello que parecía mi única oportunidad y al cabo de unos meses recibir un rotundo NO.
A veces no he conseguido lo que buscaba y otras he alcanzado lo que ni imaginaba. De ambas he aprendido la lección. Encontré el éxito y aprendí del fracaso y pude encontrar la sutil línea que separa ambos mundos.

¿Quieres saber más?

Quizá te interese suscribirte, es gratis, te aportará valor y además trae regalo

¿Cómo se desarrolló este viaje?

De la Gestión de Proyectos al Liderazgo y el Coaching

Como jefe de proyectos siempre escuchaba decir que nuestra función era que el trabajo del equipo fuera realizado. Pronto me di cuenta de que eso no era suficiente. Entendí que el trabajo podía ser importante, pero las personas eran las determinantes. Descubrí que el liderazgo no era completar tareas, sino desarrollar personas y de ese modo los resultados mejoraron exponencialmente.

 

Y en ese viaje pasó algo más. No sólo los resultados eran mejores, sino que la vida de las personas cambiaba. No sólo profesionalmente sino también su vida personal.

 

Aprendí y practiqué un estilo de liderazgo más basado en técnicas de coaching que en ordenar y controlar. Como resultado, el talento siempre se disparaba. Con el tiempo me di cuenta de que era capaz de ayudar a las personas a cambiar hábitos y a conseguir nuevas metas.

Comprendí que ser un apoyo era más importante que ser una amenaza. Que inspirar o retar eran más importantes que decir lo que exactamente hacer. La confianza, o el apoyo o una visión compartida producían paradójicamente lo que nos habían dicho que sólo podía ser conseguido a través del miedo, la amenaza y el control férreo.  Y de todas aquellas historias dentro del management se forjó mi experiencia y mi pasión en el liderazgo, en el coaching de desarrollo del potencial individual y en la cultura empresarial.

¿Y si las cosas que más deseo tan sólo dependieran de un cambio de mentalidad?… y aquella pequeña llama inicial poco a poco se convirtió en un fuego arrasador en mi interior. La lección mas importante fue comprender que 

 

La mentalidad se adquiere primero, la vida te cambia después. 

……………………………

Cuando no estoy sirviendo poderosamente a mis clientes me puedes encontrar caminando por el Pirineo con mi familia, escuchando abstraído algún audio libro o un buen podcast mientras me dirijo hacia algún sitio, degustando una buena hamburguesa o leyendo un buen libro de esos que tanto disfruto.

Me halaga que hayas llegado hasta aquí.

David Romero

Conoce el papel determinante de la mentalidad y comienza a desarrollarla para alcanzar metas mayores

Cultiva la mentalidad adecuada para afrontar los retos que te importan de verdad