El mayor error en Liderazgo

El mayor error en Liderazgo

Tienes alma de líder y hasta es posible que alguna vez lo hayas percibido. Al final de la lectura me lo confirmarás…

¿Cuál es el proceso del liderazgo? o más importante ¿cuál es el gran error que la mayoría solemos cometer y que muy pocas personas parecen saber?

La clave del liderazgo es el autoliderazgo. En el 99,9% de los casos, ese es el eslabón perdido. El gran error. La clave. El paso que la mayoría pasamos por alto porque aún en el siglo XXI creemos que para ser líder hay que nacer así. Pero ¿en qué se basa eso del autoliderazgo?

¿En qué se basa?

El autoliderazgo se basa en el desarrollo de ciertas habilidades; aquellas que producen una transformación dentro de tí. Es una paradoja, pero el liderazgo, concepto que relacionamos con otras personas, no es algo especialmente externo, sino algo más bien interno. Primero debes serlo en tu interior… para después poder mostrarlo en el exterior. Por eso es algo más interno que externo. Después, nos convertimos en líderes cuando somos reconocidos como tales por los demás.

Pero para que lo vean en ti, debes serlo primero. Si aún te estás preguntando si para eso necesitarás un puesto de “jefe”, la respuesta es no. No te conviertes en líder porque tu lo digas o porque tengas un puesto de responsabilidad. Eso no te hará ser líder. Tampoco esa experiencia te garantizará convertirte en líder.

El mayor error en liderazgo es pensar que consiste en gobernar a otras personas, cuando en realidad la clave es liderarse a sí mismo. La clave del liderazgo es el autoliderazgo.

Ese reconocimiento se consigue cuando mostramos una actitud determinada y prolongada en el tiempo. No es el resultado de un día, es el resultado de cada día.

He visto a líderes en puestos en el escalón más bajo de la pirámide organizacional de una empresa. El puesto no les impedía ser líderes porque los demás los reconocían como tales.

¿Cómo se alcanza esa actitud?

Necesitamos adquirir una serie de habilidades de liderazgo que nos permitan convertirnos en la persona que logre mostrar una actitud digna de ese reconocimiento. Ser líder es el resultado de una actitud, no de un puesto. Nace en tu actitud.

La clave del liderazgo es el autoliderazgo. Es un proceso interno y personal. Eres quien hoy eres, después desarrollas esas habilidades de modo que con el tiempo te auto lideras, posteriormente lo externalizas en tu actitud y finalmente un día te reconocen líder. Ese es el proceso del liderazgo o de un líder. El puesto o la labor que desempeñes no es relevante. Tu desarrollo personal es el proceso.

No puedes actuar como un líder sino te puedes liderar

Piénsalo de esta otra manera. Imagina que vas andando por la calle y alguien te pide algo que no tienes. Por mucho que quieras, no se lo puedes dar ¿verdad? Lo mismo pasa en el liderazgo. Si no gozas de autoliderazgo no puedes liderar a los demás porque es imposible dar a los demás aquello que no tenemos dentro. Hay que desarrollarlo dentro para poder darlo después. Antes de liderar personas es necesario liderarte a ti mismo.

¿Por qué algunas personas son líderes y otras no? El gran error es pensar que el liderazgo se basa en gobernar a los demás. Liderar se basa en dar a los demás, y no puedes dar aquello que aún no tienes.

Autoliderazgo, ser otra persona

El “enemigo” no está ahí fuera, está dentro de cada uno. No es una competición contra nadie, es una transformación dentro de ti. Sólo cuando aprendes y creces por dentro, puedes enseñar la lección fuera.

En cuanto al desarrollo, no quiere decir ser otra persona. Muchas personas hacen comparaciones odiosas con otras. A la hora de desarrollarte no debes competir con los demás tratando de ser alguien que no eres porque nunca serás mejor que esa otra persona… del mismo modo que nadie podrá ser nunca mejor de lo que tú eres siendo tú. Nadie puede ser una réplica mejor que alguien; es sencillamente imposible, conceptualmente inalcanzable.

Por eso debemos aprender a potenciarnos, a desarrollarnos a transformarnos, siendo más nosotros mismos de lo que ya somos. La competición no es con los demás sino contigo mismo. Comienza el viaje siendo tú y desarróllate sin dejar de ser tú siendo tú más que nunca.

Como ves, competir contra los demás, no tiene sentido. La gran liga no se juega fuera, la gran liga se juega dentro.

Hace algún tiempo leí que si compites con los demás acabarás amargado, pero si compites contigo, te harás mejor. Liderar se basa en liderarte a ti.

La clave del liderazgo es el autoliderazgo

Ese es la ley fundamental que a la mayoría parece escapársele. Desarrollar la actitud que te permita liderarte mientras sigues siendo tú. La actitud que te permite liderarte a ti, para después poder liderar a los demás. El camino es tu desarrollo mediante la asimilación de las habilidades de liderazgo que te ayuden a liderarte a ti, sin renunciar a tu esencia.

… Y sí. Probablemente tú tienes alma de líder. Deja de creer a quienes por desconocimiento dicen que sólo pueden ser lideres quien así han nacido. Estamos hablando de habilidades no de súper poderes. Y toda habilidad es entrenable.  Desarróllalas por dentro para enriquecer tu actitud, y con el paso del tiempo no tengo duda de que recibirás el reconocimiento de los demás.

Me encantaría conocer tu opinión o tu experiencia sobre el autoliderazgo.  Te invito a que hagas tus comentarios más abajo. Saludos

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Deja un comentario

Estás a un paso de suscribirte. Recibirás mis nuevas publicaciones puntualmente y sin excepción.

En tan sólo unos segundos comenzamos