El talento de Einstein necesitó ayuda

El talento de Einstein necesitó ayuda

El talento de Einstein, no siempre fue lo que recordamos de él.

Cuando tenía 3 años se llegó a pensar que podría tener alguna deficiencia.

En el instituto fue un alumno reacio a obedecer a la autoridad, por lo que era constantemente castigado.

Einstein abandonó la educación secundaria sin terminarla, para entrar en la Politécnica de Zurich.

Pero no fue admitido.

Todo cambiaría cuando su entorno cambió.

Volvió al instituto y allí el pedagogo Pestalozzi vio en él lo que nadie antes. Y supo tratarle como nadie antes lo había hecho. Debía ser un chico algo problemático, pero Pestalozzi confió en Einstein. Entonces su mundo cambió. Y el de todos nosotros también lo haría años después.

Sin Pestalozzi, sin el clima de trabajo adecuado, quizá Einstein hubiera escrito una historia  muy diferente.

Este situación se puede ver en sitios de todo tipo.

Tenemos la sensación de que el talento es escaso.

Cuando en realidad, lo escaso son las culturas en las que pueda brillar el talento.

Nadie.

Nadie.

Nadie puede hacer emerger su talento en una cultura de trabajo inadecuada.

Ni siquiera el propio Einstein pudo hacerlo en el ambiente inadecuado.

Por tanto, el talento no es el problema. La clave es la cultura de trabajo.

Es imposible cambiar los resultados cuando nos enfocamos en arreglar o apuntar a un problema que no lo es. Pestalozzi supo cuál era el problema… y no era la falta de talento.

Crea el clima adecuado, y el talento aparecerá.

El talento no es algo que a la gente se nos caiga de los bolsillos. Es algo que está dentro y que sólo emerge cuando se siente inspirado.

El talento de Einstein no es la métrica con la que nos deberíamos compararnos el resto de los seres humanos.

Es muy fácil decir que no todo el mundo tiene talento, pero es la opinión de los que no saben cómo inspirar y hacer brotar el talento en los demás.

El problema no es el talento de las personas, es la capacidad de liderazgo de quienes no saben como ayudarles. Pero identificado el problema correcto, ya hay una solución adecuada.

 

El genio sólo sale cuando frotamos la lámpara de manera adecuada.

¿Puedes intentarlo con alguien cercano?

El talento de Einstein. El talento de Einstein. Albert Einstein.El talento de Einstein. El talento de Einstein. Albert Einstein.. El talento de Einstein, El talento de Einstein. Albert Einstein.

Deja una respuesta