La perdida de un buen empleado no es el problema

La perdida de un buen empleado no es el problema

El mayor problema de la perdida de un buen empleado no es la baja en sí. Tampoco es la reposición de esa persona. No quiero decir que no sean problemas importantes, sino que hay algo muchísimo peor que ocurre y que no solemos darnos cuenta. Te lo voy a explicar porque es algo que lastra a las empresas.

Quiero hacerte una pregunta.

¿De qué crees que depende el éxito o el fracaso en la retención de empleados?

Vamos paso por paso.

La cultura de una empresa determina el nivel de retención y abandono de sus empleados. Un elevado nivel de retención es un síntoma de una cultura sólida, sana y atractiva. En cambio, cuando la cultura sucede por defecto, lo normal es que no sea óptima y por tanto el nivel de abandono siempre resulta más alto del deseado.

Invertimos la mayor parte de nuestra vida en el trabajo así que cuando la cultura de la empresa en la que trabajamos es estimulante ¿quién querría abandonarla?

El nivel de compromiso del empleado

El compromiso de los empleados es un índice que nos indica cuan estimulante resulta la empresa. Por ello, cuando un empleado abandona la empresa, paralelamente deberíamos preguntarnos por algo que podría ser más grave aún: ¿Cuál es el nivel de compromiso de mis empleados?

Cuando alguien abandona la empresa, y por tanto se produce la pérdida de un empleado, suele deberse a alguna carencia en la cultura de la empresa. Y un problema en la cultura empresarial produce unos niveles de compromiso y rendimientos menores. Como ves, la falta de compromiso de los empleados es un índice importantísimo a la hora de evaluar la calidad de nuestra cultura empresarial.

Así que, la próxima vez que alguien abandone la empresa, más allá de tratar de reponer la pérdida lo mejor y más rápidamente posible, pregúntate si la cultura de la empresa es lo suficientemente sana. ¿Por qué? El daño colateral a perder a un empleado puede ser que además, los empleados estén rindiendo a un 80%, 60%… porque su nivel de compromiso no ha sido cuidado ni alimentado como debería ser. Y esto sí que es nefasto porque el motor de la empresa estaría trabajando muy por debajo de sus posibilidades.

El problema está en la Cultura

El verdadero y gran problema de la pérdida de un buen empleado es la posibilidad de que el resto de empleados tengan un bajo nivel de compromiso y por tanto estén rindiendo mucho menos de lo que podrían, de manera diaria. Pero ¿qué parte de culpa tiene el empleado?.

En el fondo, el empleado no tiene la culpa del todo de su nivel de compromiso. La mayor parte la tiene la cultura de la empresa. La cultura es la fuente donde nace el problema, el nivel de compromiso es el síntoma de la salud de la cultura de la organización. Por tanto, la solución no pasa por tratar de solucionar el nivel de compromiso (es el síntoma), sino la cultura (la causa del problema).

La pérdida de un buen empleado no es el problema a resolver… La pérdida de un buen empleado es uno de los efectos del verdadero problema. Por tanto ¿cuál sería el problema a resolver? Mientras en ocasiones, algunas empresas tratan de resolverlo mediante incentivos; lo cierto es que el problema está en la cultura de la empresa.

Últimamente ¿Se ha producido la pérdida de un buen empleado en la empresa? Si la respuesta es sí ¿qué valor le darías al nivel de compromiso de tus empleados? Y de 0 a 10 ¿Cuál crees que es su nivel de rendimiento? Tanto para lo bueno como para lo malo, la cultura de la empresa es la causa.

Lo peor de un nivel de retención bajo o de afrontar una perdida, no es la baja y su reposición en sí. Lo peor es la posibilidad de que quienes siguen en la empresa, estén rindiendo muy por debajo de lo que podrían si la cultura fuese la adecuada. Ese sí que es una gran consecuencia del problema. Aquel que estaría minando los resultados de la empresa.

¿Has perdido algún empleado últimamente?

¿Crees que los empleados abandonan por trabajar en la cultura inadecuada? Te invito a que hagas tus comentarios más abajo. Gracias

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Deja un comentario

Estás a un paso de suscribirte. Recibirás mis nuevas publicaciones puntualmente y sin excepción.

En tan sólo unos segundos comenzamos